Vorágine de fin de año

General — Jueves 11 de Octubre de 2012, 15:25


¿Fin de año? Ni cerca. Pero ya en septiembre mi agenda se empezó a complicar con muchas actividades...

Arrancamos a mitad de septiembre, con el PyDay de Córdoba. Aunque el evento era sólo el sábado, viajé el jueves a la noche (llegando el viernes a la mañana), y volví el domingo a la noche. Eso me permitió laburar todo el día con Naty y Matías, estar fresco para el evento, que luego tuvo una cena, y estar el domingo allá para el asado que hizo Perrito en la casa.

El evento en sí estuvo muy bueno, con mucha mucha gente y charlas copadas. Yo dí dos, Python 3000 que actualicé y renové para ese día, y Cómo los logs me salvaron el alma, una charla que originalmente había hecho en inglés.

Llegué a casa el martes a la madrugada, y el jueves al mediodía ya estabamos saliendo (con Moni y Felu) para Artigas, Uruguay, donde fue el Congreso Innovation 2012, un congreso sobre tecnología al servicio de la educación e implementación de las TICs en todas las asignaturas.

Yo di una versión "light" de Introducción a Python, que es la misma charla de siempre pero sin el contenido más avanzado y con unas páginas al final sobre Pilas, un motor para hacer videojuegos de manera sencilla que está dirigido a personas que comienzan a programar videojuegos y quieren lograr resultados interesantes y divertidos en poco tiempo.

La charla, a nivel Python, resultó (aún luego de los recortes) un poco avanzada para la audiencia, pero se quedaron bastante enganchados con Pilas; estuvo bueno. El resto de la conferencia no me interesó demasiado, aunque hubieron algunas cosas piolas. Igual me dediqué un poco a pasear con la familia, y conocer el lugar. Como parte del evento (y también con la familia) fuimos a un paseo el domingo a un lugar donde procesaban unas piedras fantásticas que son de la zona. Fotos.

Con las piedras de Artigas

Ese mismo domingo emprendimos el regreso, pero nos quedamos un día en Concordia, con la familia de Moni, y a casa realmente llegamos el lunes a la noche. Y esa misma semana, Junín.

La ventaja del evento en Junín (Séptimas Jornadas de Software Libre) es que el viernes arrancaba a las cinco de la tarde, por lo que sólo me pedí ese día en el laburo. Arranqué de casa luego del mediodía, como para llegar una hora antes, pero el viaje estuvo complicado a nivel rutas (están arreglando un montón, y eso hizo que por zonas no se podía ir a la máxima, o directamente me frenaron porque había partes de "un solo carril". Así y todo llegué justito: entré al hotel, me cambié y llegué a la Universidad dos minutos antes de que empiecen :).

El evento en sí estuvo lindo, algunas charlas interesantes, y mucho hacer sociales. No sólo porque viernes y sábado hubo cena grupal, sino porque el tener un pool al lado del hotel hizo que ambos días continuemos la joda ahí :p. ¡Hasta deporte hice! Invitados por Gastón y Cecilia, el sábado a la tarde jugamos un rato al tenis, y un rato al paddle. Y hasta me dieron las horas para un pequeño tallercito de Python y los frameworks más usados para hacer juegos, que dí en un bar para unos seis o siete chicos. Un lujo (dejo un par de fotos).

Plaza

No tuve más eventos que esos, pero el resto de los días tenía que trabajar, hacer cosas en la casa, y actividades como llevar a Felu a natación, o tomar clases de tenis (con las que venimos atrasados!). Encima, estamos preparando todo para el cumpleaños de Felipe, y no es menor la cantidad de horas que eso lleva.

Y bueno, calavera no chilla. Tengo que aprovechar Octubre, que no tengo eventos hasta casi fin de mes, y recuperar las clases de tenis, juntarme con gente (tengo como diez u once reuniones tentativas), y hacer un par de trámites que tengo pendientes. A ponerse las pilas, que Noviembre es otro mes enquilombado a nivel agenda...


Sumate a Dar Vida

comentarios


Añadir comentario

authimage






Powered by LifeType