Alcance

Hielo Rojo — Viernes 16 de Mayo de 2008, 07:51

Ganduxer caminaba por una pradera bien cuidada. El pasto cortado, los canteros con flores multicolores. A lo lejos, se veían hileras de árboles movidos por el viento. Más acá, en la misma dirección, una bandada de gorriones picoteaba semillas del pasto. Ganduxer abandonó el sendero demarcado por piedras blancas y caminó hacia los pájaros.

A pocos metros de ellos salió corriendo moviendo los brazos y disfrutó el ver que los gorriones levantaban vuelo asustados. Caminó hasta los árboles y se recostó contra uno de ellos. No recordaba haberse sentido tan libre y en paz desde que era un niño y su madrastra lo había llevado a la Reserva de Especies.
(sigue acá)
Amnistía Internacional

comentarios


Añadir comentario

authimage






Powered by LifeType